Dr. Jesus Reyes Zamorano, Cirugía del Aparato Digestivo y Laparoscopía Pagina Principal Mapa del Sitio Pacientes
Inicio Nosotros Padecimientos Procedimientos Pacientes Descargas Contacto

PADECIMIENTOS.

Seleccione un padecimiento para ver su documentación :

 

  Pared Abdominal :
      Hernias


  Estómago :
      Enfermedad Acido Péptica
       (Gastritis, Duodenitis, Ulceras,
        Helicobacter Pylorii )
      Cáncer Gástrico

  Intestino :
      Colon Irritable
       (Colitis espástica, colitis nerviosa)
      Enfermedad Diverticular
      Cáncer de Colon
      Pólipos
      Infecciones Gastrointestinales
       (Diarreas)
      CUCI y Enfermedad de CROHN
      Colitis Isquémica (Angina Intestinal)

  Apéndice Cecal :
      Apendicitis Aguda

  Ano :
      Hemorroides
      Fístulas Anorrectales
      Fisuras Anales
      Abscesos Anorrectales

  Hígado, Vía Biliar y Vesícula:
      Litiasis Vesicular
      Coledocolitiasis
      Disfunción del Esfinter de Oddi
      Lesiones de la Vía Biliar por Cirugía
      Hepatitis
      Cirrosis
      Tumores Hepáticos
      Quistes y Abscesos Hepáticos

  Páncreas :
      Pancreatitis
      Cáncer de Páncreas

¿Qué quieres buscar?

    

Contáctenos


Regístrate y solicita tu presupuesto


Colon Irritable.
Intestino.




1. ¿Qué es el colon irritable?
2. ¿Cuál es la causa?
3. ¿Cuáles son los síntomas?
4. ¿Cuáles son los riesgos?
5. ¿Cómo se diagnóstica?
6. ¿Cuál es el tratamiento?

 

1. ¿Qué es el colon irritable?

Es un trastorno funcional del intestino grueso (colon) que afecta con mayor frecuencia a mujeres. También se le conoce como colitis espástica (por los dolores que ocasiona) o colitis nerviosa (por su relación con el estrés emocional). Es una enfermedad muy frecuente y una de las principales causas por las que se acude al gastroenterólogo. En estados unidos se ha estimado que hasta un 25% de las mujeres y un 5% de los hombres padecen esta enfermedad. Desde el punto de vista laboral esta enfermedad constituye una causa frecuente de ausentismo.

 

2. ¿Cuál es la causa?

Se piensa que un trastorno en la función del intestino grueso. El intestino grueso tiene movimientos propulsivos, dados por su musculatura, que ayudan a formar el bolo fecal y hacerlo avanzar hasta expulsarlo por el ano. Se cree que el ritmo de estos movimientos esta controlado como un marcapasos, y en el colon irritable lo que sucede es que este ritmo se pierde y entonces el intestino se mueve en forma desordenada. Estos movimientos desordenados pueden provocar espasmos o contracciones muy fuertes que provocan el dolor característico (de ahí el nombre colitis espástica). Esos movimientos desordenados pueden ser o muy lentos o muy rápidos, lo que da las alteraciones en la evacuación como estreñimiento y diarrea.

También se ha visto que los pacientes que padecen esta enfermedad tienen intestino hipersensible, es decir con un umbral al dolor más bajo de lo habitual, de tal forma que experimentan dolor más fácil y más intenso con las contracciones del colon. Es normal y todos conocemos los cólicos causados por las contracciones y movimientos del colon, pues son los que nos dan el deseo de evacuar. Pero, si el intestino es más sensible de lo habitual y las contracciones mas frecuente o desordenadas entonces el dolor experimentado será mayor, y es lo que explica los síntomas en esta enfermedad.

Las hormonas tienen efectos sobre todo el tubo digestivo y quizás ello explique por que la enfermedad es más frecuente en mujeres. En el embarazo el ambiente hormonal que prevalece hace que se exacerben los síntomas de colitis. Se puede observar también relación de los síntomas con el ciclo menstrual.

La enfermedad tiene también la característica de ser exacerbada por el estrés emocional y tiene relación con algunos padecimientos psiquiátricos. Todo el tubo digestivo es en general sensible al estrés emocional (basta recordar la sensación de “mariposas en el estomago”) y muchas enfermedades gastrointestinales más que ser causadas son exacerbadas por el estrés. En un intestino que funciona mal e hipersensible el efecto del estrés emocional y la respuesta a el serán desde luego más intensas.

Algunos alimentos pueden exacerbar los síntomas, como lo son los lácteos enteros, las leguminosas y los irritantes (como el tabaco, alcohol, café y chile).

También tienen influencia en su origen las costumbres del enfermo, como los hábitos intestinales. Si se trata de una persona que no puede defecar si no es en su casa y pasa muchas horas fuera de ella, tendrá muchas posibilidades de desarrollar este tipo de alteración del funcionamiento del colon que puede causar un tipo de colitis llamada “complaciente” que se manifiesta por la constipación (estreñimiento) que se desarrolla.

 

3. ¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas como los de muchos otros tipos de colitis son dolor tipo cólico en el abdomen bajo, distensión abdominal, meteorismo (movimientos intestinales audibles y gases), flatulencia y puede presentarse con estreñimiento o con evacuaciones pastosas y frecuentes (como diarrea). Hay veces que la persona alterna entre estreñimiento y diarrea sin exlicación aparente.

Una característica importante es que el dolor y la distensión disminuyen al evacuar o canalizar gases y pueden aumentar 1-2hrs después de los alimentos.

Es frecuente que los pacientes al terminar de defecar se sientan insatisfechos y con sensación de pujo, lo que le hace permanecer más tiempo en el baño, ante la duda de que haya terminado la evacuación.

Otra característica importante es su relación con el estrés emocional y con estados psicógenos.

Es importante mencionar que los síntomas mencionados no son exclusivos de esta enfermedad, sino del colon. Es decir cualquier otra enfermedad del colon, desde colitis parasitaria o infecciosa hasta divertículos, pólipos y cáncer pueden dar los mismos síntomas, por esto la importancia de un estudio minucioso en estos pacientes antes de etiquetarlos como “colitis nerviosa”.

El paciente generalmente tiene el antecedente de haber visitado varios médicos y haber llevado ya varios tratamientos, con resultados parciales o sin resultado alguno.

 

4.¿Cuáles son los riesgos?

Esta enfermedad no representa riesgo para la vida o para la integridad del intestino grueso, pero si es muy molesta. El tratamiento es difícil y generalmente el paciente visita varios médicos en el afán de calmar o conocer la causa de sus molestias sin resultados.

 

5. ¿Cómo se diagnóstica?

El diagnóstico es por exclusión. Es decir, deben descartarse otras enfermedades de colon antes de atribuir las molestias a una colitis nerviosa. Es importante hacer notar que el término colitis significa inflamación del colon, de tal forma que hay muchas causas por las que el colon puede sufrir de colitis y que pueden dar los mismos síntomas de una colitis nerviosa. De ahí la importancia de hacer un estudio minucioso en todos estos pacientes para no enmascarar los síntomas y pasar por alto situaciones más importantes. Entre las enfermedades que pueden causar los mismos síntomas son: dolicocolon, parásitos, infecciones, divertículos, pólipos, enfermedad inflamatoria (CUCI, CROHN), cáncer. La sospecha de estas enfermedades debe aumentar si los síntomas persisten o si además de estos síntomas mencionados se presentan sangrado, moco abundante, sudoraciones nocturnas, pérdida de peso, fiebre.

Los estudios requeridos inicialmente pueden ser solo de laboratorio, como búsqueda de parásitos o sangre oculta en heces, biometría hemática etc. Posteriormente pueden llegar a ser necesarios en primer lugar la colonoscopia, y después estudios como colon por enema, tránsito colonico y manometria anorrectal. Estos dos últimos se solicitan generalmente cuando hay estreñimiento importantes para descartar enfermedades como dolicocolon (segmentos de colon anormalmente grandes y disfuncionales) o disfunción de los músculos en el piso pélvico. La disfunción de los músculos en el piso pélvico puede provocar una condición en la que los musculos del ano (anismo) no se coordinan con los movimientos del colon para expulsar la materia fecal haciendo difícil la evacuación.

¿en que consisten estos estudios?

Coproparasitoscópico, coprocultivo, sangre oculta en heces. Son estudios en lo que se analizan muestras de materia fecal en búsqueda de parasitos, bacterias o rastros microscopicos de sangre.

Colonoscopia. Es un estudio que consiste en introducir a través del ano y recto una cámara en un tubo flexible (colonoscopio) para visualizar todo el trayecto del colon. Se realiza bajo sedación y requiere de preparación intestinal 1 día previo.

Colon por enema. Es un estudio radiológico en el que se “pinta” el intestino grueso con un enema con bario para después tomar radiografías y observarlo en todo su trayecto. Requiere de preparación intestinal 1 día antes. Puede mostrar las características de la motilidad, es decir, puede reflejar que el movimiento del colon es más enérgico de lo normal, no es uniforme, sino que hay contracciones en diversas partes y de manera desordenada del colon. En ciertos lugares hay vaciamientos muy importantes, mientras que en otros queda retenida la materia fecal o bien hay contracciones en el colon descendente y en el colon ascendente, mientras que el colon transverso no se mueve. Pueden observarse también características anatómicas en casos de divertículos, pólipos y segmentos de colon anormalmente largos, o tortuosos y dilatados (dolicocolon).

Tránsito colonico. Es un estudio para observar el funcionamiento del colon y detectar áreas de mal funcionamiento. Consiste en tomar unas perlas radioopacas (visibles en los rayos X) y tomar radiografías seriadas durante 5-7 días observando su paso por el intestino grueso. Las áreas de mal funcionamiento se detectan cuando se atoran las perlas por más de 3-5 días en un segmento de colon.

Manometria anorrectal. Es un estudio para observar el funcionamiento de los musculos del ano y piso pelvico que normalmente funcionan en forma coordinada para permitir la evacuación. Consiste en introducir un manómetro en el ano para medir presiones.

 

6. ¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento de esta enfermedad es médico. Incluye medidas dietéticas y recomendaciones en el estilo de vida y hábitos intestinales. Se utilizan algunos medicamentos que relajan la musculatura del colon y ajustan sus movimientos, otros que nos ayudan a disminuir la formación del gas y a mejorar la digestión y otros que tienen propiedades anestésicas sobre el tubo digestivo y aumentan el umbral del dolor.

Las situaciones de origen psicológico que generen el problema también deben ser tratadas, en primer lugar mediante una muy adecuada relación entre el médico y el enfermo. Una relación médico paciente con alto grado de confianza es muy importante ya que estos pacientes tienden a desesperarse y cambiar frecuentemente de medico, sin lograr resolver su problema. Cada vez que cambian de médico es empezar nuevos estudios y tratamientos sin completarlos.

La psicoterapia es recomendable y el apoyo psiquiátrico puede ser necesario.

Lo que no debe hacerse es dejarse a libre evolución esta enfermedad ya que de esta forma se llegara al diagnostico en condiciones más graves en la sala de urgencias cuando ya hay complicaciones.

La cirugía se limita a casos en los que se comprueba daño orgánico. En el caso del dolicocolon, con el colon por enema y el tránsito colonico se corrobora que existen areas de intestino grueso anormalmente grandes y disfuncionales y con la manometria anorectal se descarta el anismo o problemas del piso pélvico, lo cual se trata médicamente y con sesiones de bioimpedancia. Cuando se requiere cirugía en casos de dolicocolon esta puede hacerse en forma electiva por laparoscopia.

 

 
 


InicioNosotrosPadecimientosProcedimientosPacientesDescargasContacto

2007 ® Todos los Derechos Reservados. Por favor lea los Términos y Políticas de Privacidad
Esta página tiene como objetivo brindarle información y ayuda confiable sobre padecimientos gastrointestinales. No pretende ser sustituto del cuidado o indicaciones medicas.

Licencia de Creative Commons

Diseño y Desrrollo: Enyum.com y Winter Mexico